B001 Bromelina

Compre aquí

Extracto de piña

 

60 cápsulas 125 mg     $160.00

 La Bromelina, introducida en 1957, es una enzima proteolitica que contiene azufre, aislada del tronco de la planta de la piña. Esta enzima es efectiva no sólo en el ácido presente en el estómago sino también en el medio alcalino del intestino. Se han publicado más de 600 artículos en la literatura científica sobre la eficacia y la seguridad de la Bromelina.

Hace ya casi 40 años que se comenzaron a estudiar a las enzimas en forma dirigida y científica. Por un lado, las enzimas extraídas de vegetales como la bromelina y la papaína. Por otro lado, las enzimas extraídas de animales mamíferos, tales como la tripsina, la quimiotripsina y la pancreatina. Al principio de este siglo se demostró un efecto destructivo de las enzimas sobre las células cancerosas en cultivos de células tumorales.

Eventualmente se comprobó que las aplicaciones de las enzimas con fines terapéuticos, son extraordinariamente variadas.

Las enzimas (sobre todo combinadas) son remedios naturales que dentro de la medicina ortodoxa han recibido reconocimiento. Al grado que están incluidas en el grupo de fármacos conocidos como modificadores de la respuesta biológica (inmunomoduladores). Es decir, es un grupo de substancias activas que en la mayoría de los casos intervienen en varios sistemas de la regulación de nuestro sistema inmunológico. Pueden actuar en ambos sentidos, estimulando o inhibiendo las defensas corporales (Enzimas, substancias del futuro. Wrba H., Pecher O. y Solórzano H.,1996, Alemania)

Las enzimas forman un grupo esencial de nutrientes. En nuestros días se conocen aproximadamente 3,700 diferentes enzimas. Son indispensables para que literalmente todas las reacciones bioquímicas se puedan realizar dentro de nuestros cuerpos. En palabras sencillas podemos decir que las enzimas son biocatalizadores. Es decir que con un pequeño esfuerzo se obtiene un resultado enorme. Desde hace mucho tiempo sabemos que las enzimas están formadas de albúmina. Son moléculas bastante grandes. Antes de hacerse un convenio internacional con relación a la clasificación de las enzimas, las palabras que las denominan terminaban con “ina”. Pero después de este convenio internacional, las palabras que denotan a una enzima generalmente terminan con “asa” (Enzimoterapia, Ransberger y Solórzano, 1991, U. de G.)

La piña ha sido usada como una planta medicinal en varias culturas nativas y la bromelina se conoce químicamente desde 1876. La bromelina fue introducida por primera vez como un compuesto terapéutico en 1957 cuando Heinicke la encontró en altas concentraciones en la piña. Tiene varias acciones farmacológicas, como inhibir la agregación plaquetaria, aumentar la absorción de otros medicamentos, etc. La bromelina es bien absorbida en forma oral y la evidencia clínica y farmacológica indica que sus efectos terapéuticos mejoran cuando se administra en altas dosis. Aunque todavía no se conocen completamente sus mecanismos de acción, sí se ha demostrado que es un complemento alimenticio efectivo y seguro (Alternative Medicine Review, Vol. 1, No. 4, 1996).

Puesto que la bromelina se deriva de una fuente natural, las diferentes fuentes pueden exhibir variabilidad en su actividad fisiológica, aún cuando su actividad proteolítica sea la misma. La bromelina no es estable en el calor así que su actividad fisiológica puede ser todavía más reducida por un procesamiento inadecuado o por las condiciones de almacenamiento.

Recientemente un equipo internacional de científicos hizo un importante estudio con una enzima conocida como bromelina. En dicho ensayo, se utilizó el extracto de piña, el cual contiene a esta enzima bromelina. Los resultados demostraron que la mencionada enzima puede prevenir a la diarrea producida por algunos microorganismos, tales como el Vibrium cholerae y la Escherichia coli.

Ahora sabemos que la bromelina trabaja, al menos parcialmente, al cambiar a los receptores en el intestino delgado para que las bacterias patógenas no puedan adherirse a la pared intestinal y producir diarrea. Estos resultados aparentemente poco importantes, son trascendentales por grandes razones: en primer lugar, no olvidemos que la diarrea es una de las principales causas de enfermedad en los viajantes y en los niños. Además, en la actualidad, no contamos con ningún tratamiento preventivo contra estos microorganismos.

Varios científicos en diferentes partes del mundo, están buscando una vacuna para este gran problema. Pero desafortunadamente, no se cree que se conseguirá dicha vacuna a corto plazo. Una de las conclusiones de parte de este equipo internacional de investigadores, tomando en cuenta las graves consecuencias de la diarrea a nivel mundial, es que la bromelina puede ser clínicamente útil como un medicamento preventivo antidiarréico (Gastroenterology, 1997; 113: 175-84).

 

¿como comprar seguro aquí?  Para comprar haga clic aquí 

LISTA

Para más información y pedidos comunicarse con José de Jesús Solórzano del Río